¡Vamos, regístrate en La Nave!

Uncategorized

El arte de hacer un buen pitch

Para muchos innovadores y startups que están empezando, contar con una inversión externa es vital para el completo desarrollo de su idea y su modelo de negocio. Y para contar con este apoyo de inversores y business angels, uno de los caminos es presentar sus empresas ante estos potenciales inversores.

Tener preparado un buen pitch puede abrirnos las puertas para esa financiación. Según los expertos, entre 2 y 4 minutos es el tiempo perfecto para presentar tu proyecto y captar la atención de tu interlocutor y persuadirle para que quiera saber más de tu idea y te emplace a una reunión posterior.

¿Cómo conseguir esto? Lo primero de todo debes tener en cuenta dos aspectos clave. El primero, es que debes entender muy bien todos los aspectos de tu negocio para dar hasta el mínimo detalle: qué hacemos, qué problemas resolvemos, quiénes somos, a quiénes nos dirigimos… Parece una obviedad, pero cuando estás presentándolo, no puedes dudar sobre ningún aspecto. Además, infórmate también muy bien sobre el mercado en que se insertará tu negocio. Y el segundo, es que hay que estar preparado para recibir críticas.

Precisamente, del arte de hacer un buen pitch hablaremos el próximo lunes 4 de diciembre en La Nave de la mano de Eduardo González, consultor de Innovación en Barrabés. Eduardo explica que en el pitch no hay que contarlo todo sobre nuestra startup, sino que hay que concentrarse en lo esencial.

El objetivo, dice, de un pitch es comunicar, captar la atención del oyente para logar una entrevista o reunión posterior. Por eso, hemos de ser concisos, claros, que sea visual y mostrar un objetivo específico.

Vente el próximo lunes y conoce los puntos clave para que tu pitch sea de 10. Aun así, te adelantamos algunos consejos para articularlo.

  • Destaca, punto a punto, por qué necesitas el dinero de los inversores.
  • Presenta tu plan de cómo vas a usar ese dinero.
  • Ten una estrategia definida para conseguir clientes, para retenerlos y lo que costará hacerlo.
  • Presenta quién formará parte de tu equipo y qué rol tendrá cada uno.
  • Dirige la reunión como si fuera una conversación.
  • Tu actitud a la hora de afrontar la reunión es fundamental
  • Demuestra que tienes flexibilidad y que estás abierto a cambios.
  • Optimiza y personaliza el diseño de la presentación. A modo de consejo, los contenidos visuales se procesan 60.000 veces más rápido en el cerebro que los textos.
  • Incluye los 10 elementos calve que siempre toca un buen pitch: la empresa y su visión; el problema; la solución; la oportunidad; el producto o servicio; el equipo; el modelo de ingresos; la competencia; las finanzas y la pregunta final.

 

Artículos relacionados