¡Vamos, regístrate en La Nave!

Palabra clave

El`Término de la semana´: back-end

La transformación digital implica evolución, innovación, adopción de nuevas tecnologías y necesidad de adquisición de nuevos conocimientos. Paralelamente a este proceso, surgen un sinfín de nuevas palabras y términos – la mayoría provenientes del mundo anglosajón – que también es necesario conocer y dominar, ya que tarde o temprano siempre se acaban convirtiendo en parte del vocabulario habitual de los expertos y especialistas de estos nuevos campos tecnológicos.

Como creemos que para ser un buen innovador es importante no sólo conocerlos, sino también entenderlos, comenzamos una serie de posts en los que iremos explicando las palabras que surgen en el mundo de las nuevas tecnologías y de la innovación. En esta ocasión, el término del que vamos a hablar está ligado a la programación: el back-end.

¿Qué es el back-end?

Como en casi todos los aspectos de la vida, en el mundo de la programación hay un grupo de personas que se lleva la gloria (front-end) y otros (back-end) los que hacen el trabajo oscuro para que los primeros puedan brillar. Si bien es cierto, que en realidad el trabajo de ambos perfiles de desarrolladores es necesario, también lo es el hecho de que el trabajo del back-end es algo que el usuario final no ve y por tanto más difícil de valorar como se merece.

Entrando en materia, los desarrolladores back-end escriben el código que hace que todo funcione, se encargan de organizar la parte lógica de un sitio web para que pueda mantenerse y ejecutarse correctamente; mientras que los desarrolladores front-end son los que construyen el interfaz de usuario.

Como decíamos al comienzo, el back-end es la parte de atrás, esa parte no visible para el usuario -al no tratarse ni de diseño ni de elementos gráficos- pero imprescindible. Es programación pura y dura, desde las funciones del sitio, la arquitectura de un sistema hasta las bases de datos. Gran parte de su trabajo se basa en implementar algoritmos y resolver problemas. El desafío es constante y cada día se presentan multitud de retos que afrontar.

Lenguajes de programación del back-end

El back-end trabaja con lenguajes de programación que requieren de una lógica que permita optimizar recursos y ser capaz de mantener la seguridad de un sitio.

Lenguajes de programación hay muchos, Java, C, C++, Python o PHP son algunos de los más utilizados, pero no es obligatorio saber utilizarlos todos. Además, aunque el back-end también debe saber de HTML y CSS, no es necesario dominarlos a un nivel alto como lo haría un Front-End, pues sus conocimientos en esta materia simplemente deben de ser suficientes para poder crear una estructura básica en la que trabajar.

Si te interesa la programación, pronto organizaremos más charlas y talleres sobre este mundo. ¡Échale un ojo a nuestro calendario!

 

Artículos relacionados